Modelo Microproyecto flipped classroom

De wikinclusion
Saltar a: navegación, buscar
Imagen del modelo Microproyecto flipped classroom

En este modelo practicamos el blended learning, en el que se completa la presencia física del alumno en la escuela con unas tareas y un seguimiento que se realizan en soporte digital utilizando vídeos, infografías, blog, etc.
Nos ofrece las siguientes ventajas:

  • Genera una fuerte implicación del alumno. El aprendizaje se construye a partir de sus necesidades. Es una enseñanza multinivel que favorece también la implicación de las familias.
  • Es más accesible y usable.- Es una realidad que las clases presenciales son menos accesibles y usables que las digitales. Por muy bueno que sea un docente es muy difícil competir con el material audiovisual ya que una vez que el contenido lo tenemos en digital podemos, por ejemplo, añadirle Lengua de Señas, audiodescripción, refuerzos, etc.
El docente, más que dedicarse a explicar cosas que ya están en el soporte digital, ha preparado y seleccionado el material y asesora y atiende las dudas que le plantean los alumnos.
  • Se adapta al ritmo de aprendizaje de cada alumno. Sabemos que no todos los alumnos aprenden de la misma forma ni están igualmente motivados. El alumno puede ver el video todas las veces que desee, con su familia, con su grupo de apoyo, sin la presión del tiempo de clase.

Fuente

  • Sánchez-Montoya, R. (2017): 3 claves para crear aulas inclusivas en "Inclusión, discapacidad y educación. Enfoque práctico desde las Tecnologías Emergentes" (coordinadores V.Robles, R. Sánchez, P. Ingavélez y F. Pesántez). Editorial Universitaria Abya-Yala. Quito. Ecuador, pp 621-628
  • __________________ (2014): ¿Más avance tecnológico implica mayor inclusión? en VII Jornada de Cooperación Educativa con Iberoamérica sobre Educación Especial e Inclusión Educativa. Accesibilidad e Inclusión Educativa. Edita: UNESCO Chile, pp 41-50
  • __________________ (2013): Itinerarios inclusivos, computadoras y competencias. Edita: Universidad Estatal a Distancia. Costa Rica, pp 143-186